Con 21 años aproximadamente empecé a "cuidar" mi piel. Lo entrecomillo porque lo hice a ciegas, desconocía que tipo de piel tenía, que cuidados debía procesarle, que esperar de los productos que usaba,... Con el tiempo, he ido probando y usando diferentes productos, viendo como reacciona mi piel, conociéndola y conociéndome mejor. También ha aumentado mi exigencia, curiosidad y ganas de aprender sobre cosmética.

Actualmente consulto varias webs/blogs especializados como: Cosméticos al desnudoCosmética a medidaJuventud y Belleza, MadlyeklecticBeautypediaDiccionario de ingredientes de Paulas´s Choice, entre otros. Investigo, resuelvo dudas, contrasto información, y me dejo asesorar por profesionales del sector.

Por suerte, no soy la única interesada, la cosmética esta en auge (o de moda). Sin embargo, veo como, en muchos casos, queda reducida a comprar y probar, comprar y probar. Nos dejamos llevar por la costumbre, por tendencias, marketing, etc. sin cuestionar nada en absoluto. Un sin sentido.

Por ejemplo, hace unos días hablaba con Cristina de Cosméticos al desnudo, sobre el ph de la piel y como influyen sobre ella los limpiadores faciales y los tónicos/lociones. Según me decía, los limpiadores faciales actuales están formulados para que la piel no sufra importantes cambios en el pH tras su uso, por lo que usar tónicos/lociones que ayuden a equilibrar el pH, es un error. [Puedes ver su respuesta aquí.]

Por otra parte, por diferentes razones, justificadas o no, recurrimos con más frecuencia a la cosmética natural, y rehusamos usar componentes como siliconas, parabenos, alcohol, o sulfatos.

Hasta donde sé, todos los productos cosméticos así como los principios activos que en ellos se emplean, están regidos por la legislación europea garantizando su calidad y seguridad*, por lo que todo cosmético que se comercializa es seguro. Sin embargo, que se ajuste a las necesidades de nuestra piel y a nuestros gustos, o no, es otro cantar. Por ejemplo, Clarins es una firma que suele incluir perfume en sus fórmulas. Aunque estos productos sean seguros, me consta, hay quien los evita  porque el perfume puede resultar irritante (especialmente en pieles sensibles) o consideran, es innecesario.

2 ejemplos más.

Hace unas semanas incorporé a mi rutina facial el Orange blossom floral water de Melvita (+), un producto natural, que irritó aún más mi piel a pesar de ser calmante según la firma. Cuando ojee sus componentes y me informé sobre ellos, supe que su principal componente era irritante.

  • Citrus Aurantium Amara (bitter orange) Flower Water, Aqua/Water, Polyepsilon-lysine, Linalool, Citronellol, Geraniol.

Poco después incorporé un limpiador, el Jabón Facial Líquido para pieles Mixtas de Clinique (+). Me hice con él sin haberme informado previamente y sin leer la letra pequeña. Cuando ojee detenidamente los ingredientes vi que contenía muchos sulfatos, sustancias que tienden a resecar la piel, y pensé que había sido una mala decisión.

  • Water, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Chloride, Cocamidopropyl Hydroxysultaine, Lauramidopropyl Betaine, Sodium Cocoyl Sarcosinate, Tea-Cocoyl Glutamate, Di-PPG-2 Myreth-10 Adipate, Aloe Barbadensis Leaf Juice, PEG-120 Methyl Glucose Dioleate, Sucrose, Sodium Hyaluronate, Cetyl Triethylmonium Dimethicone PEG-8 Succinate, Tocopheryl Ethyl Succinate Ethyldimonium Ethosulfate, Butylene Glycol, Chamomilla Recutita (Matricaria), Hexylene Glycol, Polyquaternium-7, Laureth-2, Caprylyl Glycol, Sodium Sulfate, Edta, Disodium EDTA, Sodium Benzoate, Phenoxyethanol

Tras llevar unas semanas usándolo y para mi sorpresa, reconozco, me funciona particularmente bien.

La conclusión que obtengo es que, ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Es importante (por eso de que el saber no ocupa lugar) que investiguemos y nos informemos; que evitemos dejarnos llevar por lo que consideramos normal, por tendencias o marketing; que probemos los productos en nuestra piel; porque será entonces cuando podamos juzgar por nosotras mismas y tomar nuestras propias decisiones.

*Información extraída del artículo: ¿Cómo están regulados los cosméticos?
*Imagen extraída de la web savvy-studio.net

La lait-crème concentré de Embryolisse es uno de esos productos de culto que hace ojitos a cualquiera. Las buenas críticas que ha recibido y que numerosas profesionales la hayan usado era, garantía de éxito.

Descubrí este producto más tarde que temprano, pero llamó mi atención igualmente. Es ahora, con la ayuda de Cristina, autora de blog Cosméticos al desnudo, cuando he querido compartir mi experiencia.

El packaging: formato muy común, higiénico y práctico. Sale bastante cantidad de producto, al menos más del que necesito, por lo que hay que ser cuidadosas. La textura es cremosa y fácil de aplicar. Y huele muy-muy bien.

Pasemos a ver los aspectos técnicos. Los ingredientes:

  • AQUA (WATER). PARAFFINUM LIQUIDUM. STEARIC ACID. PALMITIC ACID. GLYCERYL STEARATE SE. TRIETHANOLAMINE. CERA ALBA (BEESWAX) CETYL PALMITATE. BUTYROSPERMUM PARKII (SHEA) BUTTER. 1,2-HEXANEDIOL. CAPRYLYL GLYCOL. POLYACRYLAMIDE. STEARETH-10. C13-14 ISOPARAFFIN. TROPOLONE. LAURETH-7. PARFUM (FRAGRANCE). ALOE BARBADENSIS LEAF EXTRACT. HYDROLYZED SOY PROTEIN. PROPYLENE GLYCOL.

· Paraffinum Liquidum: buen oclusivo que crea una capa sobre la piel y ayuda a mantener la hidratación de la misma. Suele dejar sensación grasa en la piel y es de difícil absorción.

· Stearic Acid, Glyceryl Stearate (hidrata sin dejar sensación grasa), Cera Alba, Cetyl Palmitate (también oclusivo), Butyrospermum Parkii, Propylene Glycol e Hydrolyzed Soy Protein Aloe Barbadensis (humectante e hidratante): emolientes que hidratan nuestra piel.

· Steareth-10: emulsionante, que une la parte grasa con la parte acuosa.

· 1,2-Hexanediol, Caprylyl Glycol, Tropolone: conservantes.

· Triethanolamine (estabiliza pH), Polyacrylamide C13-14 Isoparaffin, Laureth-7 (estabiliza y espesa) y Parfum: otros ingredientes que dan textura y acaban la fórmula.

Cristina nos hace saber que, sin duda se trata de una fórmula muy hidratante, pues contiene parafina (en segunda posición) y varios (7) emolientes. Para las que hayáis puesto cara de horror al leer parafina: no es comedogénica. Sin embargo,  contiene ingredientes comedogénicos como Stearic acidCera alba o Steareth-10.

Éstos, combinados con el resto de componentes y la parafina, dan un lugar a un producto que, en pieles normales, mixtas, grasas, con tendencia acnéica y/o imperfecciones, puede resultar muy pesada a pesar de ser oil-free, obstruir los poros y provocar la aparición de granos. Y sin embargo,
para pieles secas, deshidratadas o algo sensibles (si no tienen problemas de acné o similares), puede ser muy hidratante, perfecta.

Sabiendo esto y antes de incluirlo en mi kit profesional y usarlo en clientes/as, quise probarla en mi piel para ver como se comportaba.

La usé como  hidratante facial diaria siendo mi piel normal/grasa y no me dio muy buenos resultados. También la he usado en ocasiones puntuales a modo de tratamiento en zonas muy secas como la nariz cuando he estado resfriada, las manos, codos, etc. Deje de usarla y desde entonces solo la empleo en clientes/as cuya piel es seca y/o deshidratada, para hidratar y "alisar".

En definitiva, ambas pensamos que es un producto excesivamente hidratante y oclusivo para piel normal-grasa, pero perfecta para pieles o zonas secas.

Contiene 75ml. y su precio es de 25€ en blendstore.es (en Francia es más económica, o eso dicen)


Aunque para ejercer como maquillador/a no es imprescindible contar con ningún título, la formación si resulta necesaria por 2 razones principalmente:

· Aprender de otros hace que el aprendizaje sea más rápido y más enriquecedor. Cuando asistes a una escuela/academia, a un curso o master class, no solo aprendes o perfeccionas una técnica sino que además, el profesor y profesional que lo imparte comparte su experiencia, sus secretos, sus trucos y consejos. Conocimiento, que tardaríamos años en aprender por nosotros mismos/as.

· Nos ayuda a diferenciarnos. Cada vez somos más (o eso creo), y por tanto cada vez lo tenemos un poco más difícil. La forma de destacar, además de por nuestro buen hacer, entre otras, es contar con una amplia o específica formación.

Sin embargo, no basta con realizar un curso de forma aislada. Cualquier profesional, pertenezca al ámbito que pertenezca, debería formarse continuamente por lo gratificante que es aprender (al menos a mi me lo parece) y porque nos hace ser un profesional más completo, con más recursos. Teniendo en cuenta que el proceso es largo y costoso, debemos elegir con cautela dónde y con quién formarnos.

Equivocarnos en nuestra elección es más común de lo que pueda parecer. Son varias las compañeras con las que he hablado sobre ello, que reconocen haber elegido erróneamente a lo largo de su carrera profesional. Para evitar perder nuestro tiempo y dinero, y a pesar de mi escasa formación y breve experiencia, quiero compartir con vosotras varios consejos que me ayudaron a elegir sabiamente:

· Contar con la experiencia y opinión de compañeras, especialmente de aquellas que tengan una larga trayectoria y cuyo trabajo admiréis. En mi caso, no dude en contactar con Chelo Escobar, Celeste Martinez y Lorena Guzmán.

· Consultad la trayectoria profesional y el trabajo de quien impartirá la formación, es a fin de cuentas la persona de la que vais aprender. Si cuenta con una larga (y envidiable) trayectoria, os gusta su trabajo, véase como ejemplo Oscar Arenas, estaréis ante un buen candidato/a.

· Obtención, tras la formación, de un título, diploma o certificado que podamos añadir en nuestro curriculum otorgándole mayor valor.

· Cursos generales vs. Cursos específicos. Si os vais a iniciar os recomiendo realizar cursos generales donde trabajareis las diferentes zonas: cejas, piel, labios, ojos, etc. Y posteriormente,  cursos específicos o master class para perfeccionar una técnica (por ejemplo: Curso eye liner) o aprender otras (por ejemplo: Curso de maquillaje con aerógrafo)

Insisto.

  •   LA FORMACIÓN NO ES IMPRESCINDIBLE, PERO SI NECESARIA

Por último. El habito no hace al monje al igual que la formación no garantiza que seamos buenos maquilladores/as profesionales, no solo es cuestión de aprender y tener técnica, pero es un buen comienzo.