Supongo que igual que nos sucede con las personas, que según sus rasgos físicos, forma de vestir, etc. nos pueden resultar más o menos atractivas; nos puede pasar con la cosmética, que en función del diseño del envase, los colores que empleen, etc. hay firmas, que aun sin haberlas probado, en cierto modo, conquistan. Salad Code es una de ellas.

Recuerdo que, buscando información sobre firmas "cruelty-free" encontré varias españolas muy interesantes (de alguna de ellas ya os he hablado aquí). Salad Code, me llamó la atención por los valores que me transmite: cosmética practica, consciente, responsable, y mínimal.

Sobre la firmaSalad Code, co-fundada por Sonia Bernal en 2016-17, es una firma de cosmetica natural indicada para pieles muy sensibles. Está formulada con más de un 99% de ingredientes naturales, de origen vegetal (¡vegana!), y esta libre de aceites minerales, colorantes artificiales, perfumes sintéticos, entre otros. Además, solo se comercializa en España por lo que esta totalmente libre de crueldad animal, y su envase es reciclable. Actualmente dispone de 4 productos faciales: limpiador, contorno de ojos, sérum y crema.


"Una piel sana es el reflejo de una vida sana." - Lema de Salad Code

El primer contacto que tuve con la firma fue MUY positivo. A diferencia de otras, el trato fue más cercano y personal, y tanto Sonia como yo coincidimos en algunos aspectos profesionales. Además, como he mencionado anteriormente esta ideada especialmente para pieles sensibles que tienden a la deshidratación: MI PIEL. 

Así, terminé por confiar en Salad Code, en Sonia, y en el producto que seleccionaron para mi, el sérum facial concentrado con Vit. C y ácido hialúronico

Cuando llegó, me llamó la atención la calidad del envase. El producto viene presentado en un envase de cristal con gotero, algo que agradezco porque así siento que uso la cantidad que necesito (unas 6 gotas) y evito malgastarlo; y éste a su vez en una caja de cartón rígido.


Al igual que otros productos similares, tiene una textura bastante líquida, que se extiende con facilidad, y aunque tras su aplicación lo notas en la piel, no resulta desagradable. La sensación y el resultado es una piel confortable, elástica e hidratada.

En cuanto a la formulación, destaca particularmente su primer ingrediente porque ¡NO ES AGUA! sino zumo de aloe vera (si os soléis fijar en la fórmula de los productos cosméticos, veréis que en su mayoría, usan agua como principal ingrediente). Esto me parece muy interesante por su efecto calmante, las pieles sensibles-reactivas lo van a agradecer mucho; y porque hace que sea un producto más rico.

  • ALOE BARBADENSIS LEAF JUICE, AQUA, *GLYCERIN, *ALCOHOL, CITRUS AURANTIUM DULCIS FRUIT EXTRACTACTINIDIA CHINENSIS FRUIT EXTRACTAMORPHOPHALLUS KONJAC ROOT EXTRACT, HYDROLYZED CORN STARCH, BETA VULGARIS ROOT EXTRACT, GLYCINE SOJA OIL, SODIUM HYALURONATE, ISOAMYL LAURATE, SODIUM LEVULINATE, SODIUM PHYTATE, SODIUM ANISATE, PROPANEDIOL, BENZYL ALCOHOL, TOCOPHEROL, BETASITOSTEROL, SQUALENE, DEHYDROACETIC ACID, POTASSIUM SORBATE, SODIUM BENZOATE, PARFUM, **LIMONENE.

  • *Ingrediente de procedencia ecológica 
    **Presente de forma natural en el perfume.

· Aloe Barbadensis Leaf Juice: Propiedades antiinflamatorias, astringentes, antisepticas y emolientes. 
· Glycerin (Glicerina) y Hydrolyzed Corn Starch: Humectante. 
· Citrus Aurantium Dulcis Fruit Extract (Extracto de naranja dulce): Vitamina C. 
· Actinidia Chinensis Fruit Extract (Extracto de kiwi): Alto contenido en Vitamina C y A. 
· Amorphophallus Konjac Root Extract (Extracto de konjac) y Sodium Hyaluronate: Función higroscopica. 
· Glycine Soja Oil (Aceite de soja): Hidratante. Regula la queratinización. 
· Propanediol: Humectante, emoliente y solvente. Reduce la irritación. 
· Betasitosterol: Ácido graso. Hidratante y antiinflamatorio. 
· Squalene: Emoliente. Propiedades antioxidantes. 

Pero lo que más captó mi interés, fue su olor... Me gusta meter las narices en todas partes, casi literalmente; quiero decir que, tiendo a olerlo todo, a asociar personas o lugares con olores, etc. Tiene un claro olor a mandarina-naranja dulce, y aunque es sutil, nada más olerlo me transportó a mi infancia. Me recordó al sabor de unos caramelos de naranja que siempre traía mi bisabuela cuando volvía de Jerez (de la Frontera, Cádiz). Me recordó a ella, y a los ratos que pasábamos juntas en su cocina. 

Me gustó. Me gustó encontrar en un producto de cosmética un recuerdo de mi infancia. Fue algo bonito, y es algo que revivo con cada uso. 

EN DEFINITIVA: Por los valores que posee la marca, por la formulación de éste producto (no he analizado las demás), por las sensaciones y resultados en su aplicación, y su buen precio, creo que merece ser tenido en cuenta e incluido en vuestras rutinas de cuidado facial.

Esta disponible en la web de Salad Code. Contiene 30ml. y su precio es de 29,99€.


Como dice Ana Albiol, más o menos, maquillarse puede pasar por mindfulness. Para mi lo es. Es tiempo que paso a solas, concentrada en lograr un acabado, difuminar una sombra o hacerme un labio perfecto. Ocasiones en las que aprovecho para experimentar, para dejarme llevar,... Aunque reconozco, rara vez salen bien. me siento más cómoda, como es normal, en mi zona de confort: maquillaje mínimal usando pocos productos y cantidad, tonos neutros,... Así soy yo.


OPCIÓN 1


OPCIÓN 2


PIEL

Fresh Nude Foundation de The Body Shop
Corrector Supracolor  576 de Kryolan
Corrector Liquid Camouflage de Catrice
Bronceador Laguna de NARS
Iluminador Hot Sand de NARS

CEJAS + OJOS

Archery Brow Pencil de Soap&Glory
Sombras Narciso y Petra de Nabla
Sombra 04 de By The Faced
Sombra suelta 06 de By The Faced
Fluidline Dipdown de MAC
Máscara The Shock de Yves Saint Laurent 

LABIOS

Opción 1: Multiuse Blam de Alex Carro + Iluminador Hot Sand de NARS
Opción 2: Lipmix Blue + Magenta de MAC



Dicen que las comparaciones son odiosas, y es verdad. Muchas veces generan frustraciones, envidias y éstas a su vez incluso cierto odio, o resquemor. Nadie esta exento/a. Tampoco yo.

Participo en Instagram, sigo distintos perfiles, y a través de ellos puedo ver el trabajo que la gente realiza, ya sea como maquillador/a, como blogger y/o influencer. Y creo que a veces son inevitables las comparaciones.

Sin ir más lejos, yo lo hice. Comparé el tipo de imágenes, trabajos, técnica, números,... ¡comparé todo! Y ello me hizo sentir tremendamente frustrada. Hasta que un hecho cotidiano, me hizo comprender que aquellas personas a las que yo veneraba, no dejaban de ser iguales que yo, personas que siguen aprendiendo, que se equivocan, que tienen deficiencias y carencias como el resto. Fue, lo que yo llamo, un guantazo de realidad. Endiosé a alguien, y al mismo tiempo me infravaloré. Error.

Desde entonces, sumado a que en los próximos meses tendré que cambiar de trabajo, he estado pensando... ¿Qué me apetece hacer en los próximos meses? ¿Cuál es mi propósito, mi idea de éxito?

Y entonces tuve un sueño. Soñé con una influencer muy conocida en España. Había organizado un sorteo, pasar un día junto a ella y conocer su día a día; y había sido yo la afortunada. Recuerdo que durante el sueño mientras me enseñaba su vestidor, le hacia preguntas,... Me desperté con una idea en la cabeza: "que pereza ser influencer".

Pensé en la posibilidad de trabajar como asesora de belleza para una firma, y entonces fui a un centro comercial. Recuerdo que empecé a sentir angustia y me dije que, no quería trabajar allí. También en ser freelance, tener mi propio es estudio,... pero no.

Hasta que vi un vídeo de Carla (@therawskin) y disfruté profundamente de su técnica, y de su estilo tan personal. Por ello y para ello es contratada. Entendí entonces, que para mi, el éxito en esta profesión es tener libertad para hacer lo que se desea, y ser contratada por y para ello.

Todo esto me ha llevado a darme cuenta de que me había distraído con los proyectos profesionales de otras personas, en lugar de centrarme en el mío propio.

Ahora sé que el maquillaje es para mi es una afición, a la que le puedo sacar (poca) rentabilidad económica. Tengo la necesidad de hacer algo diferente a lo que he venido haciendo, algo que verdaderamente me guste, con lo que disfrute, y con lo que me sienta identificada. Quiero trabajar la creatividad, y aunar la originalidad con la practicidad. Ser "yo, más yo que nunca, de la cabeza a los pies" como cantara Amaia. Quiero seguir formándome porque me encanta aprender y mejorar; quitarme la espinita de trabajar durante un tiempo en comercio y venta, mantener activa esta web porque sí, me gusta escribir; y seguir participando en redes. Éstas no solo son fuente inagotable de inspiración, sino que me mantienen en contacto con gente a la que tengo especial cariño y/o admiración, y además me permiten dar a conocer mi trabajo.

En definitiva, ¿cuál es tu propósito, y que idea de éxito persigues, la de otra persona o la tuya propia? 

Hasta aquí.