Ya comenté en Twitter (@macabmar) que me apetecía renovar a mi kit de trabajo, pero sin invertir demasiado. Imposible. 

Creo que ser una buena profesional implica, entre otras cosas, probar nuevas fórmulas, productos, firmas, etc. y mantener el kit actualizado. Por mi parte, hace mucho que no incluyo ningún producto en él, porque el volumen de trabajo que vengo realizando por cuenta propia, a disminuido considerablemente. En cuanto a la gama de los productos que constituyen mi kit y uso cuando trabajo, considero que en parte, justifican el servicio y su precio. De ahí mi pretensión porque sean productos especiales y de gama alta, además tener buena calidad y ser versátiles.

Así, me he decidido a probar dos productos de BECCA. El primero de ellos, su prebase First Light Priming Filter que dice aportar luminosidad, hidratación, e incluso energía gracias a su ligero y agradable olor a cítricos. Llama la atención su color violeta, que desaparece tras la aplicación y ayuda a minimizar ópticamente signos de cansancio e imperfecciones. Aunque me ha gustado, no lo considero un producto imprescindible ni en mi neceser ni en mi kit.

Y, el iluminador líquido Shimmering Skin Perfector en el tono Opal. ESPECTACULAR. Tiene un tono que se adapta muy bien a mi piel y unas partículas tan ínfimas que son imperceptibles. Excelente opción cluelty-free para el iluminador, también líquido, Hot Sand de NARS.

A continuación el listado completo de los productos que usé para este maquillaje tan luminous.


PIEL

First Light Priming Filter de Becca
Iluminador líquido Shimmering Skin Perfector - Opal de Becca
Base Pure Radiant - Groenland de NARS 
Corrector Radiant Creamy - Honey de NARS
"Bronceador" Face & Body - C6 de MAC
Colorete Dolce Vita de NARS
Glow Mist de Pixi Beauty

CEJAS + OJOS

Archery Brow Pencil de Soap&Glory
Máscara Grand Volume Lash Curler de IsaDora

LABIOS

Labio desnudo.



Toda rutina facial que se precie, debe comenzar necesariamente con la limpieza. Solo estando la piel libre de maquillaje, polución, exceso de sebo, etc., será conveniente aplicar cualquier principio activo presente en bruma, contorno de ojos, sérum y/o crema. Así, la piel es más permeable y los  productos más efectivos.

Quizá porque es un paso-producto importante, existen tantas opciones en el mercado: aceite, bálsamo, gel o jabón limpiador; leche, espuma o crema limpiadora. Dejando a un lado la diferencia entre estos/as, nuestra elección dependerá, una vez más, de nuestros gustos y las necesidades de nuestra piel.

En mi caso. Me gustan los limpiadores en gel porque, suelen ser espumosos y aclararse con agua. Solo así siento que la limpieza es tal. Sin embargo, soy consciente de que mi piel es (cada vez más) seca y por ello debo recurrir a productos que, siendo efectivos estén libres de sulfatos por ser espumantes y por lo general, irritantes.

A continuación, mis favoritos/as en orden de preferencia: 

CLEANSE & POLISH™ HOT CLOTH CLEANSER de LIZ EARLE
Esta crema limpiadora es bestseller de la firma ¡y de toda Inglaterra! Por eso, porque no es de fácil acceso (salvo que vivas o viajes allí, como fue mi caso), y porque existe una versión para pieles secas-sensibles perfecta para mi tipo de piel, me hice con ella.

El envase es muy higiénico y el dispensador expulsa la cantidad necesaria para una aplicación (+1). Contiene, entre otros, rosa y lavanda que le aportan un olor muy suave y agradable (si os gusta la lavanda, claro) (+2) La textura es muy cremosa, de ahí su método de uso: tras aplicarlo con un ligero masaje, lo retiramos con ayuda de una toalla (o similar) húmeda y caliente. Esto es, además de placentero (de mis momentos favoritos del día) (+3), sencillo y perfecto para pieles secas y/o sensibles porque evitamos aclarar con agua (+4). El resultado es una piel muy limpia, libre de producto, pero muy confortable a la vez (+5).

100ml / 21€ / Enlace

/ BRIGHTENING CLEANSER de INDIE LEE
Me estrené con la firma hace semanas y lo hice con este limpiador para todo tipo de pieles, inclusive las pieles sensibles. Llama mi atención que venga presentado en un envase de cristal semi-transparente y grueso, con dispensador que de nuevo, expulsa la cantidad adecuada (+1). Aunque el cristal  es un material "delicado" porque puede romperse, también es el que mejor preserva las características del producto y resulta más lujoso (+2).

En este caso, se trata de un gel con textura algo gelatinosa, transparente y ligeramente rosado, que al entrar en contacto con el agua hace algo de espuma (+3), y que huele muy-muy bien (+4). Por si fuera poco, deja la piel muy limpia pero al mismo tiempo muy cómoda (+5). Gratamente sorprendida.

120ml / 34€ aprox. / Enlace

3 / CLEANSING GEL de SUKIN
Meses atrás recurrí a la firma y siendo muy positiva esa la primera toma de contacto, cuando Cristina (@caldesnud) y Miriam (@cosmetica_a_prueba) recomendaron este gel limpiador no lo dudé, y me hice con él. Ambas estaban en lo cierto.

El envase es de plástico (?) oscuro, lo que preservará el producto en mejores condiciones. Aunque tiene dispensador siento que expulsa más cantidad de la que necesito. De nuevo, un gel con una textura algo gelatinosa, totalmente transparente, y con olor a aloe vera (segundo ingrediente en el INCI) Al aplicarlo directamente, me resulta algo denso y difícil de extender, por lo que necesito mezclar previamente con agua. Al entrar en contacto con ésta, hace una ligera espuma (+1). Deja la piel suave, limpia y confortable (+2). 

125ml / 9,95€ / Enlace


He usado otras tantas que aun cumpliendo su función, por unas razones u otras, no me han gustado particularmente salvo la Camellia & Rose Gentle Hydrating Cleanser de Pai Skincare y la Renaissance Cleansing Gel de Oskia. Ambas eran efectivas y muy respetuosas con mi piel, sin embargo, tras usarlas y retirarlas con ayuda de una toalla húmeda (en la imagen) percibía que quedaba producto. Y aunque esto pueda ser beneficioso para la piel, es algo que no me gusta.

Hasta aquí.

Hace unas semanas Amparo (@youaretheoneblog) me sugirió que mostrase de alguna forma, cómo maquillo mi piel habitualmente. Aunque he tenido la posibilidad de aprender distintas técnicas, todas ellas muy interesantes, con el tiempo, y en función de mis necesidades, gustos, etc. he creado la mía propia. Siendoos sincera, y remitiéndome a ella, no se diferencia mucho de otras.

Lo que pretendo es que el proceso sea rápido y sencillo, empleando el menor número de productos y la menor cantidad de éstos, para conseguir el resultado deseado: una piel natural, ligeramente luminosa y perfeccionada. 

Comencemos.


1 · REHIDRATAR
Todas las mañanas utilizo sérum y crema "hidratante", actualmente Fermentation Essence de Benton y la Factores naturales hidratantes + HA de The Ordinary, pero por lo general, me maquillo horas después de su aplicación. Teniendo en cuenta que cualquier base de maquillaje queda más bonita e integrada en la piel cuando ésta es tratada previamente, y que mi piel es normal-seca, me veo casi en la "obligación" de "rehidratarla". Para ello aplico la bruma que tenga ese momento en uso, la Hydrating Milky Mist de PIXI o Rosewater & Glycerin de Heritage Store en estos momentos. 

Para evitar que caiga bruma donde no deba (pelo), pongo un poco en las manos y aplico directamente haciendo ligeras presiones. 


2 · CORREGIR
Es una realidad que mi ojera, además de ser ligeramente profunda (algo que solo podría solventar con medicina estética), es oscura. Por ello, tras haber usado numerosos correctores para la zona, sé que debo usar un pre-corrector o corrector salmón, en la imagen Radiant Creamy Concealer de NARS* en el tono Honey.

Para evitar evidenciar las líneas que tengo (herencia genética), y siendo ésta una zona que está en constante movimiento, aplico la menor cantidad posible. Difumino el producto con la yema de los dedos para que con el calor de éstos, se funda mejor y el resultado sea más discreto y natural. 


3 · UNIFICAR
Recuerdo una ocasión en la que acudió una chica al stand donde trabajo buscando una base de maquillaje. Le pregunté, entre otras cosas, por la que tenía en ese momento, "La Studio Fix de MAC, aunque quizá no necesite tanta cobertura." respondió. Me llamó la atención que emplease la palabra "necesitar" así como su reflexión, y le puse mi ejemplo, mirándome al espejo dije  "Quizá puedas pensar que yo SÍ necesito más cobertura porque, aun estando maquillada, se me ven pecas (he decidido llamar así a mis manchas) pero no quiero, no me gusta." Sonrió.

En definitiva, si uso base de maquillaje, y suele ser con frecuencia, no es para cubrir o tapar nada, sino para unificar el tono de mi piel. Además y por lo general, las bases de cobertura baja son las más fluidas, fáciles de aplicar y cómodas de llevar, como la Light Wonder de Charlotte Tilbury  (tono 3). Volviendo al hecho de que mi piel es normal-seca, necesito que la base sea "hidratante" y/o tener un acabado ligeramente luminoso (libre de shimmer y del efecto glow, que lo llaman).

Para su aplicación. Aunque a veces recurro a alguna brocha o esponja, la mayor parte de las veces, me sirvo de los dedos. Para mi no solo es más rápido y fácil, sino que así evito ensuciar una herramienta que después tendría que limpiar (sí, vagancia absoluta).

Mi intención no es maquillar todo el rostro, sino aquellas zonas que lo necesiten. Por ello cojo poca cantidad de producto, lo deposito extendiéndolo en las mejillas (véase la imagen 3) y con lo que queda en los dedos aplico difuminando en el centro de la frente. Vuelvo a las mejillas, y extiendo llegando a la nariz, contorno de los labios y mentón, evitando así llegar al inicio del cuero cabelludo.


4 · SELLAR
Nunca me ha gustado usar polvos y rara vez lo he hecho, porque no me gusta el acabado que proporcionan a la piel (empolvada obviamente, y mate en su mayoría) Sin embargo, también ayudan a fijar los productos líquidos o cremosos, y lograr que éstos se mantengan en mejores condiciones durante más tiempo. Por eso actualmente, estoy usando los Primed & Poreless de Too Faced para sellar el corrector y matificar aquellas zonas que sé, van a brillar más de lo que desearía (la zona de la nariz principalmente)

No uso mucha cantidad, y aplico siempre con una brocha pequeña, en esta ocasión la Contour Brush de Real Techniques, depositándolos y sin arrastrar.

Eso es todo. Una vez más, menos es más.

*Actualmente NARS es comercializa en China.