.envoltorio-entradas { margin: 0 auto; padding: 0; width: 90%; }

FORMACIÓN. MI OPINIÓN.


Aunque para ejercer como maquillador/a no es imprescindible contar con ningún título, la formación si resulta necesaria por 2 razones principalmente:

· Aprender de otros hace que el aprendizaje sea más rápido y más enriquecedor. Cuando asistes a una escuela/academia, a un curso o master class, no solo aprendes o perfeccionas una técnica sino que además, el profesor y profesional que lo imparte comparte su experiencia, sus secretos, sus trucos y consejos. Conocimiento, que tardaríamos años en aprender por nosotros mismos/as.

· Nos ayuda a diferenciarnos. Cada vez somos más (o eso creo), y por tanto cada vez lo tenemos un poco más difícil. La forma de destacar, además de por nuestro buen hacer, entre otras, es contar con una amplia o específica formación.

Sin embargo, no basta con realizar un curso de forma aislada. Cualquier profesional, pertenezca al ámbito que pertenezca, debería formarse continuamente por lo gratificante que es aprender (al menos a mi me lo parece) y porque nos hace ser un profesional más completo, con más recursos. Teniendo en cuenta que el proceso es largo y costoso, debemos elegir con cautela dónde y con quién formarnos.

Equivocarnos en nuestra elección es más común de lo que pueda parecer. Son varias las compañeras con las que he hablado sobre ello, que reconocen haber elegido erróneamente a lo largo de su carrera profesional. Para evitar perder nuestro tiempo y dinero, y a pesar de mi escasa formación y breve experiencia, quiero compartir con vosotras varios consejos que me ayudaron a elegir sabiamente:

· Contar con la experiencia y opinión de compañeras, especialmente de aquellas que tengan una larga trayectoria y cuyo trabajo admiréis. En mi caso, no dude en contactar con Chelo Escobar, Celeste Martinez y Lorena Guzmán.

· Consultad la trayectoria profesional y el trabajo de quien impartirá la formación, es a fin de cuentas la persona de la que vais aprender. Si cuenta con una larga (y envidiable) trayectoria, os gusta su trabajo, véase como ejemplo Oscar Arenas, estaréis ante un buen candidato/a.

· Obtención, tras la formación, de un título, diploma o certificado que podamos añadir en nuestro curriculum otorgándole mayor valor.

· Cursos generales vs. Cursos específicos. Si os vais a iniciar os recomiendo realizar cursos generales donde trabajareis las diferentes zonas: cejas, piel, labios, ojos, etc. Y posteriormente,  cursos específicos o master class para perfeccionar una técnica (por ejemplo: Curso eye liner) o aprender otras (por ejemplo: Curso de maquillaje con aerógrafo)

Insisto.

  •   LA FORMACIÓN NO ES IMPRESCINDIBLE, PERO SI NECESARIA

Por último. El habito no hace al monje al igual que la formación no garantiza que seamos buenos maquilladores/as profesionales, no solo es cuestión de aprender y tener técnica, pero es un buen comienzo.

1 comentario:

  1. Desde facebook si te he podido leer :-P. Estoy totalmente de acuerdo contigo, en esta profesión como un otras tantas hay que esforzarse mucho y reciclarse constantemente para diferenciarse y resaltar. Y practicar! Cuando estudié fotografía me decían que a hacer fotos se aprende fotografiando y viendo fotografías, pues con el maquillaje igual. Ver el trabajo de compañeras/os enriquece mucho y también se aprende. Mi experiencia me sirvió mucho, un curso de 8 meses da bastante de sí, pero recuerdo lo que escribiste una vez de que hay que fijarse en el maquillador/profesor más que en otra cosa y la mía dejaba muuucho que desear. En ese tiempo la vi coger los pinceles en 3 ó 4 ocasiones, prometo que no exagero. Y se había quedado anticuada pero bueno...Ño siguiente que me gustaría es asistir a unas clases con María Catalá, esta vez que estuvo en Sevilla no pude asistir, espero tener oportunidad. Mientras a seguir aprendiendo de compañeras como tú!

    ResponderEliminar