.envoltorio-entradas { margin: 0 auto; padding: 0; width: 90%; }

PROTECCIÓN SOLAR


Desde hace varios años llega a mi cada vez más información sobre las consecuencias de la exposición solar con y sin protección. Información que creo, es desconocida por la gente de mi entorno y es, muy interesante y necesaria. De ahí, esta entrada.

Empecemos.

/ RADIACIÓN SOLAR ULTRVIOLETA (UV)

La radiación solal, tal y como su nombre indica es un tipo de radiación que emite el sol, de entre ellas la radiación ultravioleta (UV), que se clasifica a su vez en:

· UVA: Apenas absorbida por el ozono. Responsable del fotoenvejecimiento de la piel.
· UVB: Absorbida parcialmente por el ozono. Responsable del bronceado y del cáncer de piel.
· UVC: Absorbida totalmente por el ozono. Inocua.


  • La radiación UVA y UVB son las responsables del fotoenvejecimiento y cáncer de piel, respectivamente.


Hay factores que modifican el tipo y la intensidad de las radiaciones UVA y UBV como: la hora del día, la estación del año, etc. pero no las hacen desaparecer. (¿Quién no se ha quemado alguna vez en un día nublado?...)

Cuando las radiaciones UV inciden sobre la piel, la penetran llegando a causar daños en el ADN. Es entonces cuando se activa un mecanismo de defensa: la producción de melanina (denominado melanogénesis) en la epidermis (concretamente en la capa basal). Así, la piel se engrosa para protegerse a sí misma y se broncea. La melanina actúa como un fotoprotector (filtro químico), es decir, absorbe las radiaciones UVB y las transforma en calor. Por tanto, podemos decir que el bronceado es un signo de alerta.

Además, debido a una alta temperatura, los vasos sanguíneos se dilatan y aumenta el riego sanguíneo dando lugar a un enrojecimiento de la piel. Si la exposición no cesa, puede provocar quemaduras de primer grado, denominadas eritema solar/térmico.


/ PROTECTOR SOLAR. TIPOS Y FUNCIONAMIENTO.

Para evitar los efectos nocivos de las radiaciones UV es necesario el uso de un protector solar, es decir, un producto cosmético con una alta concentración de filtros solares. Éstos pueden ser:

· Filtros Químicos: Absorben los rayos UV, los transforman y los devuelven en forma de radiación térmica o calor. Se degradan perdiendo eficacia.

· Filtros Físicos: Reflejan las radiaciones impidiendo que entren en contacto con la piel. Nos protegen de todo el espectro UV. Son fácilmente reconocible pues, debido al tamaño de las partículas, dejan un efecto blanquecino en la piel.

Para que estos filtros, ya sean químicos o físicos, actúen es necesario que los apliquemos hasta 120 min. antes de exponernos al sol, ya que ese es el tiempo que necesitan para asentarse e interactuar con la piel. Además, es necesario que lo apliquemos generosamente y de forma homogénea.

Hay más. El Factor de Protección (FP) o Sun Protection Factor (SPF) es un valor que nos indica el tiempo al que se puede exponer la piel protegida, es decir, en su mayoría, todos los protectores solares protegen de igual forma, pero cuanto mayor sea el valor (50 por ejemplo) más tiempo estará nuestra piel protegida.


  • El SPF determina el tiempo estamos protegidos frente a las radiaciones UV.


El Minimal Erythema Dose (MED), en castellano Dosis Eritematosa Mínima, es la menor dosis de radiación UV que provoca quemadura de primer grado o eritema, y es propia de cada individuo. Sin embargo, para hacerlo más sencillo han clasificado la piel en fototipos, yendo de Fototipo I (piel muy clara) a Fototipo VI (pieles muy oscuras). Así, la Dosis Eritematosa Mínima en pieles cuyo Fototipo es I será mucho menor que VI.

Las consecuencias de exponer nuestra piel al sol durante un tiempo prolongado sin hacer uso de protector son muchas y variadas:

· A corto plazo: Quemadura solar, sequedad y tirantez, pecas y manchas.
· A largo plazo: Envejecimiento prematuro, arrugas, cambios de pigmentación.  


Por último, os dejo recomendada la lectura de varios artículos/entradas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario