.envoltorio-entradas { margin: 0 auto; padding: 0; width: 90%; }

LO QUE HE APRENDIDO (para trabajar en una firma).



En las últimas semanas, me he visto envuelta varias veces en una misma conversación, mi traslado a Madrid y mi incorporación en NARS. Todo apunta a que soy muy afortunada por ello, pero no ha sido ni fácil, ni rápido...

Cuando me formé como maquilladora profesional en Bôgart (año 2015), quise ejercer como tal en tienda o stand para una firma. Pensaba y pienso, que es una muy buena forma de acercarte al mercado en cuanto a tendencias y productos se refiere, hacer contactos, y practicar. Por las circunstancias, o quizá porque no era mi/el momento, no pude.

Tiempo después, quise intentarlo y supe que acceder a un puesto así, y tener buenas condiciones (no solo económicas) no es sencillo.

No me bastó con soñarlo o visualizarlo, con creer en el destino y dejar que el universo siguiera con su plan... NO. Ya lo cantó Estopa "Fíjate un objetivo [...]" y lo dijo Enhamed Enhamed "yo no creo en los sueños, hay que tener planes." Porque soñar despierta y dejar que nuestra imaginación fluya esta bien, pero cuando realmente deseas algo, debes convertirlo en un objetivo y tener un plan (1)

Y eso hice.

Estando en Málaga estos años atrás, y gracias a una compañera, acudí a un proceso de selección para KIKO. No me seleccionaron, pero ese día aprendí que, si quieres trabajar no has de buscar trabajo, sino hacer contactos (2). Comprobado.

También en Málaga, acudí a una entrevista grupal para NYX. Recuerdo que tras presentarnos en grupo nos hicieron salir de la sala, para volver a entrar de forma individual y darnos el veredicto. No me seleccionaron. María, la reclutadora, me dijo algo así como que me veía trabajando para firmas "de lujo". Ese día, fui consciente de que las firmas buscan perfiles concretos y no todas/os encajamos en las mismas (3) por ejemplo, la estética que busca Urban Decay es diferente a la que busca Hourglass. Ya esta.

Habiendo ya tomado la decisión de dar el gran salto y mudarme a Madrid, tuve que realizar varias entrevistas como reclutadora para la asociación en la que trabajaba. Mientras tanto, pensaba en lo contraproducente y absurdo que es ponernos nerviosas/os en una entrevista de trabajo... (4) Supe entonces, que lo más importante cuando nos enfrentamos a ello, es ser honestas/os con la persona que te entrevista pero muy especialmente con nosotras/os mismas/os, y para ello debemos cuestionarios si realmente encajamos en la empresa, firma, asociación, ¡lo que sea! y si ésta encaja con nosotras/os (5). 

Por último, y gracias a Victor Küppers supe que, nuestra forma de ser y nuestra actitud es lo que marca la diferencia, ¡lo que nos multiplica!, por ello debemos mostrarnos y ser tal cual somos (5) en un proceso de selección, ¡en la vida misma!

Todo ello, ha hecho que no solo haya ido y vaya a por lo que quiero, sino que lo haya conseguido. Después de años, por fin ahora, estoy donde quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario